Y empezamos a rodar.

Finalmente salimos.

Nos tomó un par de días más ordenar el perolero, pero lo logramos. Arrancamos cargados de emociones pero atiborrados de corotos. Que cosa tan loca esa de apegaras a lo material, con el cuento de “viajo en carro” es como si nos tomamos (o por lo menos yo) la licencia de “todo lo que pueda traer” y así empaqué desde lo más útil hasta lo que capaz sería útil. Tengo perfectas explicaciones para cada cosa aunque estoy seguro que muchas de ellas ni las usaré. Tomando en cuenta que la kombi va pesada, más lenta y consume considerablemente más combustible, espero poder tener la mano fría para ir soltando esos artefactos “útiles” pero no prácticos. Aunque debo confesar que hoy pensé conseguir un trailer tipo zorra para llevar los peroles, sí, está bien, tengo un problema.

<a href=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5821-1.jpg“><img src=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5821-1.jpg” alt=”IMG_5821-1.JPG” class=”alignnone size-full” /></a>

De salida arrancamos Caracas-Barinas tramo que nos tomó 10 largas horas. 70 kph velocidad de crucero, 80max con una autonomía en combustible de 400kilometros por tanque, más o menos.

<a href=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5891-0.jpg“><img src=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5891-0.jpg” alt=”IMG_5891-0.JPG” class=”alignnone size-full” /></a>

La regional del centro es toda una odisea a esa velocidad. Hasta el camión más viejo te hace bullying para que te quites, mucho les cuesta entender que ese pequeñito motor bóxer 1.6 que está empujando esa masa de lata llena de cosas con sus escasos 50caballos de fuerza está dando lo mejor de si. Es toda una proeza! Me sentí en confianza con el desempeño del motor bajo presión y peso. Sin embargo en la carrocería se nota pesado. El segundo tramo Barinas-San Cristóbal también tomó 10 horas! Pero le sumamos tiempo de espera para comprar gasolina en una casa, porque dos bombas estaban cerradas, tiempo de espera para sacar el chip en San Cristóbal (muy fácil la verdad) y  Tuvimos que trabajar un rato en el escape que por el peso estaba descuadrado y quemaba el parachoques.

<a href=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5889-1.jpg“><img src=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5889-1.jpg” alt=”IMG_5889-1.JPG” class=”alignnone size-full” /></a>

Ya pronto cruzamos a Colombia, me imagino que ahí sentiremos la verdadera emoción de que la aventura comenzó. Es hora de enfrentarnos a AlgoDistinto.

Seguimos en camino.

<a href=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5890-0.jpg“><img src=”https://algodistintopde.files.wordpress.com/2014/11/img_5890-0.jpg” alt=”IMG_5890-0.JPG” class=”alignnone size-full” /></a><br /><br /><br /><br />

Gabo.

Anuncios

Y empezamos a rodar.

Finalmente salimos.

Nos tomó un par de días más ordenar el perolero, pero lo logramos. Arrancamos cargados de emociones pero atiborrados de corotos. Que cosa tan loca esa de apegaras a lo material, con el cuento de “viajo en carro” es como si nos tomamos (o por lo menos yo) la licencia de “todo lo que pueda traer” y así empaqué desde lo más útil hasta lo que capaz sería útil. Tengo perfectas explicaciones para cada cosa aunque estoy seguro que muchas de ellas ni las usaré. Tomando en cuenta que la kombi va pesada, más lenta y consume considerablemente más combustible, espero poder tener la mano fría para ir soltando esos artefactos “útiles” pero no prácticos. Aunque debo confesar que hoy pensé conseguir un trailer tipo zorra para llevar los peroles, sí, está bien, tengo un problema.

IMG_5821-1.JPG

De salida arrancamos Caracas-Barinas tramo que nos tomó 10 largas horas. 70 kph velocidad de crucero, 80max con una autonomía en combustible de 400kilometros por tanque, más o menos.

IMG_5891-0.JPG

La regional del centro es toda una odisea a esa velocidad. Hasta el camión más viejo te hace bullying para que te quites, mucho les cuesta entender que ese pequeñito motor bóxer 1.6 que está empujando esa masa de lata llena de cosas con sus escasos 50caballos de fuerza está dando lo mejor de si. Es toda una proeza! Me sentí en confianza con el desempeño del motor bajo presión y peso. Sin embargo en la carrocería se nota pesado. El segundo tramo Barinas-San Cristóbal también tomó 10 horas! Pero le sumamos tiempo de espera para comprar gasolina en una casa, porque dos bombas estaban cerradas, tiempo de espera para sacar el chip en San Cristóbal (muy fácil la verdad) y Tuvimos que trabajar un rato en el escape que por el peso estaba descuadrado y quemaba el parachoques.

IMG_5889-1.JPG
Ya pronto cruzamos a Colombia, me imagino que ahí sentiremos la verdadera emoción de que la aventura comenzó. Es hora de enfrentarnos a AlgoDistinto.

Seguimos en camino.

IMG_5890-0.JPG

Gabo.

“Esa es la ventaja que tenemos los venezolanos aquí en Europa, que aunque nos caemos le seguimos echando bolas” Melissa Eslava. Lisboa, Portugal

DSC_0488

Ella es Melissa Dias-Aidos pero por temas administrativos, en Portugal, esta venezolana es Melissa Eslava y tiene 26 años. Dentro de este país la organización del nombre es otra a la que conocemos en Venezuela, por eso, su nombre y su segundo apellido se convirtieron en su tarjeta de presentación. ¿Diferente, no? Sigue leyendo

“Lo que he sacado de esto es conocerme a mí mismo” Manuel Navarro. Madrid, España

DSC_0883

Cuando le preguntamos a Manuel “el mono” Navarro cuántos años tiene respondió: “treinta tacos”. Así se presenta este personaje. Él tiene 7 años fuera de Venezuela, ahora vive en Madrid y nunca había ido a España antes de mudarse. Sigue leyendo

“De aquí para allá me llevaría la tolerancia de pensamiento” Luisa Figueroa. Marseilla, Francia

DSC_0083

La cultura francesa y la venezolana tienen sus diferencias. Los franceses son famosos por nunca estar contentos o satisfechos con nada y siempre buscarle la quinta pata al gato. Luisa Figueroa tiene 26 años, de los cuales lleva 18 meses viviendo en Francia. Ella cuenta que a los franceses les hace falta sentir emoción por las cosas, por la vida. Sigue leyendo